Cómo limpiar las puertas de casa correctamente

puertas abatibles

Ya has tomado la decisión y te has cambiado las puertas de casa. Has elegido entre todas las opciones posibles, te maravillas viendo lo bien que quedan y no te cansas de mirarlas. Pero, además de admirarlas hay que usarlas, para algo las tienes y es innegable que con el uso empezarán a ensuciarse.

Pues bien, si quieres mantener tus puertas como el primer día, lo que tienes que hacer es ponerte manos a la obra. Como bien debes de saber, no todo se limpia con los mismos productos y de la misma forma, las puertas no iban a ser una excepción. Nosotros te vamos a explicar la forma correcta para que te queden perfectas.

Cómo limpiar las puertas de casa correctamente

Para una correcta limpieza de las puertas de nuestro hogar, lo primero que tendremos que hacer es quitar el polvo acumulado. Para ello, utiliza un trapo de microfibra ligeramente humedecido para atrapar el polvo y no esparcirlo. No te dejes ningún detalle como el canto de la puerta así como la parte superior e inferior. Si se acumulan pelusas por debajo de la puerta, usa el aspirador.

Pasamos a la limpieza en si. Lo primero que debes de tener en cuenta es el material de las puertas. Dependiendo de qué estén hechas, deberemos de realizar un tipo de limpieza u otro.

Si tus puertas son de madera utiliza un limpiador específico para mantenerlas en buen estado. Dilúyelo en agua y sumerge un trapo de microfibra. Escúrrelo completamente y frota la puerta en la dirección de las vetas de madera. Sécalo con un paño para dar brillo a la superficie.

Ahora bien, si no quieres adquirir ningún producto específico, puedes utilizar una mezcla a partes iguales de vinagre y aceite de oliva, bien removida y aplicada con mimo sobre la madera, dibujando pequeños círculos. Deja secar todas las puertas durante media hora y saca brillo con un trapo suave seco. La madera quedará como nueva.

Para puertas lacadas bastará con utilizar jabón neutro diluido en agua con ayuda de un trapo de algodón, para después secar con un trapo limpio. Lo más importante con estas puertas es no degradar su peculiar superficie con productos que puedan erosionarla. Si e jabón normal no es suficiente para eliminar las manchas, prueba con un poco de alcohol diluido en agua y un trapo suave.

En el caso de puertas de cristal, aplica un limpiador específico, un multiusos o incluso amoniaco, con un paño seco de celulosa, para un resultado brillante. Recuerda eliminar el polvo previamente también de los cristales, con un papel de cocina o un paño de celulosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s