Los dulces valencianos más típicos para la Semana Santa

Ha llegado el momento de “poner cara de panquemao” y de “estar pensando en la mona de pascua”. Así es, los dulces típicos valencianos no sólo nos brindan la oportunidad de disfrutar con el sabor a manjar dulce, sino que también están tan integrados en nuestra sociedad y costumbres que son parte de nuestro lenguaje. Ahora bien, de lenguaje poco os vamos a contar a continuación. La misión va a ser que paladeéis cada palabra de este artículo en el que vamos a hacer un repaso por nuestra gastronomía típica valenciana en Semana Santa.

arnadi

La tradición repostera afortunadamente ha llegado a nuestros días y se ha extendido por toda la Comunitat Valenciana. Pero, antes de generalizar, nos gustaría ir al detalle. En concreto, si hay un sitio en el que en Semana Santa es ineludible cumplir con una tradición culinaria muy dulce, es en Xàtiva. Si sois de La Costera, sabréis que os vamos a hablar del ‘arnadi’, el postre valenciano más antiguo.

El arnadí es un dulce tradicional valenciano de origen árabe. Por su forma y presentación seguro que os recuerda a aquellos que han perdurado en nuestros días y nos han llegado desde oriente. Este dulce de herencia de la de la cultura mozárabe destaca, además de por su sabor, por su decoración y presentación, así como su elaboración, donde se puede preparar con o sin moniato, a gusto del consumidor. Si bien hemos fijado Xàtiva como su ciudad de residencia, también en la zona de Gandía y alrededores lo preparan, allí, bajo el nombre de Carabassa Santa, evidentemente con la calabaza como ingrediente principal. Nos podemos encontrar verdaderas joyas gracias a la decoración artesana muy artística.

Mona de pascua

Más extendida que el arnadí está la mona de pascua. Pese a que nos encontramos, por su demanda y sabor, monas de pascua durante semanas, la tradición marca que hay que comerla el lunes de Pascua, en el campo o en la playa, jugando a saltar a la cuerda o empinando el cachirulo. En cuanto a su sabor, se trata de un dulce muy similar al roscón de reyes tanto en gusto como en textura. Se suele decorar con anisetes de colores, azúcar humedecido y un huevo duro o de chocolate, siendo costumbre el cascar dicho huevo en la frente de otra persona sin que esta se de cuenta. Los panaderos suelen darle formas muy diversas, siendo la clásica de serpiente con el huevo en la boca la más popular.

panquemao

Tradicionalmente la mona de pascua ha ido destinada a un público infantil, mientras que los mayores se tenían que “conformar” con el más que delicioso panquemao. Este sería el nombre estadar, pero dependiendo de la comarca puede ser conocido como panou, tonya, cóc, fogassa o fogaseta, o pa socarrat. Se trata de bollo esponjoso de forma redondeada muy típico en toda la Comunidad Valenciana. En cada rincón hay una tradición para comerse el panquemao, pero nos quedamos con esta de la Vila Joiosa. Aquí, parten por la mitad un trozo en el que introducen un helado de barra en el interior como si fuese un sándwich, esta variante es conocida como toñita.

coca amb panses i anous

Una variante del panquemao que tiene personalidad propia es la coca de pasas y nueces. Un verdadero manjar, igual de típico que los dos anteriores, que destaca no solo por la cremosidad, sino también por el crujiente de los frutos secos y el azúcar espolvoreado que complementa su sabor. Los más golosos lo compartirán con un buen tazón de chocolate caliente. Todo un manjar.

Coca Escudella

El siguiente dulce lo podemos también encontrar durante todo el año, pero es claramente originario de esta época. Se trata de la ‘coca escudellà’, un dulce muy típico en la zona de la Ribera y que, por su presentación se parece mucho a la ‘coca Cristina’. Este dulce se hace con calabaza y almendra. Su nombre, típicamente valenciano, procede de la forma de hacerla, ya que se sirve con cucharón (se escudella) la mezcla sobre la oblea.

rosegons

Ya estamos a punta de finalizar el repaso a los dulces típicos valencianos de Semana Santa, lo hacemos con el rosegó. Se trata de un dulce que proviene del interior alicantino pero que se ha extendido por todo el territorio. Está hecho con masa de harina, huevo, azúcar y trozos de almendra, al que se le suele añadir ralladura de limón, y que una vez horneado se caracteriza por tener una consistencia muy dura. Para elaborarlo se amasa una especie de pan alargado de unos seis centímetros de ancho que después de hornear se corta en rebanadas que vuelven a hornearse para que se tuesten. Se presenta en pequeños pedazos con forma de rombo alargado y del espesor de un dedo.

Farinosas de Pascua

Finalizamos el repaso en el norte de la Comunitat, con las farinosas de pascua. Se trata de unos dulces rellenos de confitura de cabello de ángel y boniato, chocolate o requesón. Es tradición en el Maestrazgo que el día de Pascua con la salida al campo en familia o grupos de amigos, después de la tradicional paella a la leña o una suculenta barbacoa, de postre no puede faltar una dulce Farinosa.

Estos serían los dulces más típicos, pero en nuestro repaso no nos queremos dejar otros que, si bien en un principio no son clásicos de estas fechas, si que se han ido ganando su espacio en los obradores durante la Semana Santa. Un buen ejemplo son los pastelitos de boniato, las roscas de anis o la coca de llanda. Tres grandes oportunidades para compartir con los dulces típicos valencianos. ¿Cual es tu favorito? Déjalo en los comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s